Tal día como hoy en 1941, concluye la batalla de Briansk, en la segunda guerra mundial, que produjo grandes pérdidas para los sovieticos y fue ganada por Alemania. Sin embargo, también en esta batalla fue herido Mihail Kalasnikov que a raíz de este ataque se vió obligado a pasar una larga temporada en el hospital. Durante este reposo tuvo tiempo de pensar e ideó la que sería la verdadera arma de destrucción masiva que ha conocido la humanidad: el rifle de asalto AK-47 tambien conocido como “kalashnikov”.

Al salir del hospital en 1942, Mijaíl fue inmediatamente al taller, donde empezó a fabricar sus diseños. Lo terminó en 1944 y desde entonces, el AK-47 es el arma de fuego de mayor producción de la historia, con cerca de 80 millones de unidades manufacturadas. Es el arma más mortífera de la historia, ninguna otra ha causado tantos muertos, ni las bombas atómicas, ni siquiera el virus más letal, ni la suma de todos los terremotos de la historia.