Tal día como hoy en 1951, fallece de un tumor maligno a los 31 años, Henrietta Lacks. Fue una mujer afroamericana “donadora” involuntaria y sin su conocimiento de células de su tumor canceroso, llamadas células HeLa (HEnriquetta LAcks). Estas células tiene una importante facultad: son llamadas “inmortales” ya que pueden dividirse un número ilimitado de veces en un cultivo de laboratorio si las condiciones fundamentales para la supervivencia de las células se cumplen.

Henrietta_Lacks

Las células de Henrietta han sido enviadas a científicos alrededor del mundo para investigaciones sobre cáncer, sida, los efectos de la radiación y sustancia tóxicas, mapeo genético y un número incontable de fines científicos. Las células HeLa han sido empleadas para investigar la sensibilidad humana a cinta adhesiva, pegamento, cosméticos y muchos otros productos. Los científicos han producido 20 toneladas de células de HeLa, aunque aún no han descubierto por qué las células HeLa son tan particulares. Hay más de 11.000 patentes que involucran las células HeLa. Con las células de Lacks se han realizado más de 70.000 publicaciones científicas en todo el mundo. Henrietta Lacks fue sepultada sin lápida en un cementerio familiar en Lackstown. Su sitio exacto de la sepultura no se conoce.

Para saber más…

HeLa: Las primeras células humanas inmortales