Psicópatas y estructuras de Poder

Por Miguel Angel Ruiz

Hoy en día es imposible hojear la prensa sin que nos invada un terrorífico sentido del absurdo. ¿Cómo es posible que el mundo funcione tan mal?, nos preguntamos. Partidos políticos de mienten de plano en sus promesas electorales, indultos injustos e incomprensibles, corrupción generalizada, gobiernos que ocultan datos sobre substancias nocivas, corporaciones que compran congresos enteros y una falta de transparencia total. ¿Cómo es posible que el mundo funcione tan mal? Porque está gobernado por psicópatas.

 

Psicópatas integrados o sociópatas

Empecemos definiendo el término. La psicopatía es un trastorno antisocial de la personalidad. No es en sí una enfermedad sino más bien una “forma de ser”, hecho que arroja algunos problemas en cuanto a su “tratamiento”. Especialmente porque para este trastorno no se conoce cura posible.

Esta forma de ser antisocial se reconoce por rasgos como los siguientes: no pueden empatizar ni sentir remordimientos (para ellos las personas y los objetos tienen el mismo valor), suelen ser encantadores, hábiles socialmente, simpáticos y atrayentes. Son así de carismáticos porque mienten constantemente, para conseguir sus fines sin que importe nada otra cuestión.

El psicópata no tiene la capacidad de sentir emociones, suele simularlas para conseguir beneficios. De hecho muchos psicópatas en primera instancia parecen gente muy preocupada por el prójimo, los animales o el medio ambiente. Sin embargo la realidad es otra y en realidad son “desalmados”. Te usan en su propio beneficio, no sienten ningún remordimiento y piensa que tienen derecho sobre los demás. Son incapaces de aceptar sus errores y si lo hacen es sólo coyunturalmente para lograr otro fin. Además no se suelen adaptar a las normas, son impulsivos, deshonestos, y muestran despreocupación por la seguridad.

15 ted-bundy-3

Ted Bundy, asesino en serie famoso.

De todas las facetas conocidas de los psicópatas, sin duda la más popular es la del asesino o “psicokiller” tipo Ted Bundy. La buena noticia es que este tipo es muy reducido en número. La mala es que existen otros muchos psicópatas que no se dan a conocer como los asesinos y pasan inadvertidos. También se les llama sociópatas. Están entre nosotros, parecen normales, pero no sienten como nosotros y no tienen reparo en usarte o hacerte daño si les interesas.

Donde encontrar a los psicópatas

Se estima que sólo en España pueden existir alrededor del 1,300,000. ¿Están realmente distribuidos de forma aleatoria? Pues sí, pero no del todo.

El psicólogo británico, Kevin Dutton, en su libro “La sabiduría de los psicópatas” afirma que hay algunas profesiones que atraen más a los psicópatas. Existe una sinergia entre ciertos puestos profesionales y las desequilibradas mentes que nos ocupan. Entre las profesiones favoritas de los psicópatas se encuentran: Directores de empresas, abogados, vendedores, cirujanos, periodistas, policías, clérigos y empleados públicos, entre otras. Suelen ser puestos donde se requiere la habilidad de tomar “decisiones objetivas, frías, desapegadas de sentimientos, drásticas o duras”.

Existe un libro muy interesante a este respecto llamado “¿Es usted un psicópata?”. Está escrito por el periodista británico Jon Ronson y, además de presentar las claves de lo que es un psicópata, establece las relaciones entre estructuras de poder y los psicópatas sociales. Ronson muestra que las grandes estructuras de poder, como grandes empresas, gobiernos, organizaciones, etc. son el campo perfecto para los psicópatas pues estos encuentran aquí un ambiente ideal donde poder medrar y promocionar. De la misma manera, la naturaleza de estas estructuras premia los rasgos psicopáticos: ambición, falta de empatía, ser capaz de hacer cualquier cosa por subir… en definitiva los típicos rasgos del “ejecutivo agresivo”. La consecuencia de esta simbiosis entre psicópatas y estructuras de poder es que con el tiempo, estas estructuras acaban siendo dirigidas por psicópatas. Quizás encontramos aquí una de las explicaciones más convincentes de porqué la política y la economía son como son.

Ronson dice que cuanto más asciendas en la escala social, mayor será el número de sociópatas que encuentres. Y esto es así, según la doctora Martha Stout, de la facultad de medicina de Harvard porque los psicópatas son mucho más eficaces a la hora de ascender en la escala social. Están mejor adaptados. De hecho hay sectores de la industria donde es particularmente difícil tener éxito si uno no tiene ciertos rasgos de psicopatía. El sector bancario es uno de ellos, la prueba es que basa su éxito en explotar a los clientes.

Otro campo donde los psicópatas campas a sus anchas es sin duda el mundo de la política. Los polí­ticos de gran talla son generalmente psicópatas, por una sencilla razón: el psicópata ama el poder.

 

La psicopatía de los líderes.

Probar la relación entre psicópatas y líderes, especialmente dictadores, resulta fácil. Es curioso que las diferencias entre los perfiles de dictadores y políticos de países democráticos no son tan diferentes como pudiera imaginarse. Es más, podrían ser muy similares, pero ocurre que no todos los líderes tienen el mismo poder para imponer sus normas.

Llegados a este punto es importante probar que una buena parte del mundo está dirigido por psicópatas. Busquemos acontecimientos para probar que muchos países han tenido dirigentes que no dudaron en exterminar, asesinar, torturar y hacer desaparecer a su propio pueblo, rasgo inconfundible de psicopatía.

Miremos esta relación, las cifras son impactantes: Argentina desde 1976 a 1983, se estiman en 30.000 los desaparecidos, muchos de ellos arrojados al mar desde aviones. Uganda desde 1971 a 1979, entre 300 y 500 mil víctimas, se cuenta que el dictador Idi Admin, alimentaba a sus cocodrilos con la carne de adversarios políticos. Chile desde 1973 a 1990, 35.000 víctimas, entre ellas 3.400 violaciones sistemáticas de mujeres, muchas usando perros entrenados para ello. Colombia desde Junio de 2005 a Enero 2011, la Fiscalía de la Nación publica un informe: 173.183 asesinatos; 1.597 masacres; 34.467 desapariciones, y al menos 74.990 desplazamientos forzados. Durante este periodo se usaron hornos crematorios para hacer desaparecer cadáveres o para quemar personas vivas. Guatemala desde 1960 a 1996, 200.000 muertos, 45.000 desaparecidos usando la “estrategia de tierra arrasada” en territorios con presencia guerrillera, provocando el exterminio de comunidades rurales enteras con actos como violaciones sistemáticas, asesinato de mujeres embarazadas, y dejando vivos unos pocos testigos para que difundieran el terror vivido. El Salvador, 75.000 muertos y desaparecidos en la década de los 80. Todos ellos, actos cometidos por las fuerzas armadas y los escuadrones de la muerte. Camboya desde 1976 a 1979, el dictador Pol Pot al frente de los “Jemeres Rojos” exterminó a un tercio de la población del país, más de 2 millones de personas. EEUU: no practica desapariciones ni torturas en su propio suelo, pero tiene cárceles secretas, tipo Guantánamo. Lo que sí hace es apoyar terrorismo de estado en otros países para impulsar sus intereses. Proporcionó armamento y financió a escuadrones de la muerte en El Salvador, los contras de Nicaragua, a futuros miembros de Al-Qaeda en Afganistán (contra los soviéticos). Apoyó el golpe de Pinochet en Chile, etc. También secuestra, tortura y asesina en suelo extranjero. Por ejemplo, con el programa PHOENIX de la CIA, destinado a desencadenar una revuelta popular en Vietnam del Sur. Entre 1968 y 1971, 20.587 personas fueron secuestradas, torturadas, ejecutadas, masacradas, liquidadas o descuartizadas y esparcidos sus restos en la jungla, todo ello gracias a este programa. Se estima que EEUU ha matado a 20 millones de personas en 37 países desde el fin de la segunda guerra mundial.

Y así podríamos seguir con una lista interminable de países que no han sido citados aquí. Baste decir: En China Mao Tse Tung mató al menos a 35 millones de personas. Stalin probablemente a unos 20 millones. A Hitler se le estiman entre 11 y 12 millones de víctimas.

Misery

La actriz Kathy Bates en “Misery”.


 

El capitalismo psicópata

Probar que las democracias del mundo están dirigidas por psicópatas, sin bien puede no ser tan evidente como en los regímenes dictatoriales, no es menos cierto que también lo están aunque su observación requiere más atención.

Recordemos que el psicólogo, Kevin Dutton, decía que los directores de empresas, especialmente si son corporaciones o multinacionales, son sospechosos de ser psicópatas. Quizás en el fondo, lo realmente importante, no es que los dirigentes estas empresas sean psicópatas, sino si las empresas que dirigen acaben comportándose como tal.

Existe un trabajo fundamental y necesario para entender como es el mundo en el que vivimos. Se titula “Corporaciones. ¿Instituciones o psicópatas?” es un documental canadiense de 2003 que realiza un paralelismo entre la conducta de la corporación moderna con ánimo de lucro y el comportamiento de un psicópata clínicamente diagnosticado.

Los criterios de diagnóstico del documental están sacados del “Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). Estos criterios son: “Cruel indiferencia por los sentimientos de los demás”, “Temerario desprecio por la seguridad de los demás”, ”Falsedad: mentir y engañar repetidamente a los demás para conseguir un beneficio”, “Incapacidad de sentirse culpable” e “Incapacidad para ajustarse a las normas sociales relacionadas con el cumplimiento de las leyes”.

El documental de casi 3 horas de duración,  muestra como las grandes corporaciones, aquellas que realmente dirigen y controlan el mundo tienen  un comportamiento que podría ser diagnosticado de psicópata.

Un ejemplo de este comportamiento psicopático lo podemos ver en la llamada la Guerra del Agua de  Cochabamba en Bolivia ocurrida en el año 2000. Esta guerra se desencadenó por la privatización del abastecimiento de agua municipal en favor de la Bechtel Corporation. Cochabamba tiene en torno a un millón de habitantes y es la tercera ciudad más poblada de Bolivia. En 1993 impulsada por el Banco mundial, Betchel firmó un contrato con el presidente de Bolivia (Hugo Banzer). En pocos años la tarifa de aguas subió en torno a un 200%. Dado el nivel de vida de la población, muchas personas se vieron obligadas a retirar sus hijos de las escuelas o a dejar de ir al médico para poder pagar el agua para vivir. Para impulsar la política de privatización del agua, el gobierno boliviano aprobó la ley 2029 que entre otras cosas prohibía que la gente recogiera el agua de lluvia.

03 guerra agua

Protestas de la guerra del agua.

El resultado de la ley fue que la población se movilizó y hubo disturbios que duraron varios meses. El estado respondió con represión arrestando a los líderes de las protestas y declarando el estado de sitio. Al final las protestas consiguieron derogar la ley. Betchel denunció al gobierno boliviano y reclamó indemnizaciones por valor de 25 millones de dólares.

Este evento supuso un cambio en la mentalidad (psicopática) de las corporaciones. A partir de ese momento se siguieron impulsando planes de privatización de agua en todo el mundo, pero ahora se procura hacer de manera que no se provoquen levantamientos.

 

La psicopatía de la sociedad

En el mundo actual, es innegable que quienes ostentan el poder, son mucho más las empresas, los bancos, el capital en sí, que los gobiernos, los cuales hace de interfaz entre los verdaderos amos y el pueblo.

Se ha acuñado el término corporatocracia, es decir, el gobierno de las corporaciones y multinacionales. Hoy se dice que la verdadera democracia está en los consejos de administración de grandes bancos y empresas, mucho más que en el sufragio popular. Si aceptamos esto, nos podemos preguntar, en que afecta esto a nuestra vida diaria, es decir, ¿en qué notamos que estamos gobernados por psicópatas?

Siempre que hablamos de psicópatas acabamos hablando de víctimas. Es inevitable.

La gran victima de estar dirigidos por psicópatas, es la sociedad, así en general. Sin que ello no implique que todos seamos víctimas individuales a su vez. No sólo en el aspecto de tener que sufrir un modelo injusto que deteriora el medio ambiente y nos impulsa a consumir cosas que realmente no necesitamos, es el modelo mental de la población, el gran afectado. Son las ideas de cómo ha de vivirse la vida, las cuales nos cuesta ver y entender de la misma manera que el pez no repara en el agua en la que nada. Los psicópatas han moldeado la sociedad, la han hecho más psicópata.

1525593_577992728942852_640625461_n

Gran ejemplo de como los poderosos han psicopatizado la sociedad, estableciendo creencias irracionales y peligrosas.

Por ejemplo, la publicidad procura disociarnos en los procesos de consumo y producción industrial. Hay toda una industria de información y entretenimiento que intenta que no seamos capaces de unir las causas con las consecuencias. Así, se intenta que seamos adictos a un estado consumista, (es más nos llaman consumidores), pero que neguemos o ignoremos los efectos medioambientales de nuestro modelo de producción y consumo.

También se intenta que pensemos que vivimos en estados de derechos, donde el poder emana del ciudadano cuando la realidad es que sólo podemos votar una vez cada cuatro años generalmente a partidos corruptos. El estado se vende al dinero en detrimento del electorado. Los procesos de privatizaciones de las empresas públicas son generalmente una forma de erosión del ejecutivo ya el Estado pierde su poder regulador en la economía y los servicios públicos y las empresas tienen una mayor influencia en las decisiones del mismo.

Se nos hace ver necesarios y convenientes los procesos de privatización cuando en realidad consisten en robar a todo el mundo un poco de bien común para dárselo a otro y que pueda ganar dinero con ello vendiéndoselo a los primeros. Se miente diciendo que “no es rentable” cuando en realidad el leit-motiv de las privatizaciones son los beneficios que reportan.

Se nos hace ver que la guerra es algo normal y se nos manipula con el miedo. Miedo al terrorista, muchas veces inexistente, miedo al diferente, miedo a perder nuestra seguridad. Este miedo visceral impuesto y fomentado desde los grandes medios de comunicación es una consecuencia directa de estar gobernado por psicópatas.

04 clinton_12521_7769

La crisis económico-social desatada como pandemia a nivel internacional, es una muestra irrefutable de psicopatí­a a escala planetaria.

Se hace que nos parezca normal y/o inevitable un mundo donde mueren de hambre miles de seres humanos mientras ese hambre coexiste con fortunas astronómicas. Es otra consecuencia de la psicopatía de nuestra sociedad.

Otro de los rasgos famosos del psicópata es su pulsión a mentir compulsivamente. Qué decir de las relaciones públicas, la comunicación corporativa. Siempre que un político habla por un micrófono que sin saberlo estaba encendido, o cuando tenemos acceso a emails privados de gobiernos o empresas nos damos cuenta que de cara a la opinión pública todo es un teatro.

Sabemos de gobiernos y empresas que ocultan información vital a la salud pública. Desde la toxicidad de ciertos productos, pasando por los niveles de metales pesados en pescado. En el fondo las élites desprecian a la gente común. Esto se puede ver a diario, en noticias de corrupción o declaraciones de políticos.

El psicólogo canadiense Robert Hare, inventor de  un test para detectar psicópatas dijo en  una ocasión: “Los psicópatas de a pie destruyen familias. Los psicópatas corporativos, políticos y religiosos destruyen economías y sociedades enteras”.

Miguel Ángel Ruiz

 


08 dtmir

Neuroimagen que muestra la actividad cerebral.

 

El instituto de psiquiatría del King’s College de Londres realizó un estudio innovador sobre el cerebro de los psicópatas. Dicho estudio comparaba un grupo nueve psicópatas, asesinos y violadores con rasgos psicopatológicos, con otro grupo de control también de nueve personas. El estudio encontró que había ciertas diferencias significativas entre los dos tipos de cerebros. La investigación, liderada por el doctor Michael Craig, estudia la biología del cerebro mediante una técnica de imagen llamada DT-MRI (Diffusion Tensor Magnetic Resonance Imaging). A partir de dicha técnica se pudo comprobar que los cerebros de los psicópatas tienen conexiones defectuosas entre la parte del cerebro que lidia con las emociones y la que maneja los impulsos y la toma de decisiones.Estas conexiones defectuosas podrían explicar el trastorno antisocial que sufren los psicópatas. El equipo del doctor Craig también descubrió que existía una relación entre la anormalidad del cerebro con el grado de la psicopatía.Pese a lo novedoso, el estudio deja muchas preguntas no respondidas. No se sabe si esta anormalidad del cerebro se produce en algún momento de la vida o si se nace con ella.  En cualquier caso, esta investigación abre la posibilidad de desarrollar en el futuro tratamientos para los psicópatas peligrosos y muy posiblemente, este estudio tendrá fuertes consecuencias en criminología y en el sistema judicial.

Queda por saber si los sociópatas, es decir, psicópatas no asesinos, también presentan en su cerebro anomalías similares a las descubiertas por el estudio del doctor Craig. (Noticia mayo 2012).

.

 

Sabias que…Si te preocupa ser un psicópata entonces es que no eres uno de ellos, porque ellos no tienen ese tipo de preocupaciones. Los psicópatas no se sienten identificados cuando leen acerca de la definición o los rasgos de la psicopatía. Se estima que el 2% o 3% de la población son psicópatas puros. En cambio, en las altas esferas el porcentaje de psicópatas podría estar en torno al 20%.