Mártires de la Conspiración

Por Miguel Ángel Ruiz

La perversión del sistema en que vivimos, para cometer sus múltiples acciones delictivas, necesita sobre todo el amparo del silencio. Y tiene muchos recursos para imponerlo. Sin embargo, excepcionalmente algún valiente, decide enfrentarse al poder establecido, quitarse la mordaza y decirle al mundo la realidad en la que vivimos. Son los llamados ‘Whistleblowers’: los alertadores. Algunos son famosos: Edward Snowden, Bradley Manning, Julian Assange… pero hay muchos otros, conozcámosles.

Cada subcultura tiene sus propios símbolos. La conspiración no es diferente: tiene sus mesías, sus falsos profetas y sobre todo sus mártires, aquellos seres especiales que en el algún momento se enfrentaron al poder establecido para oponerse a la barbarie y la injusticia. Cambiar el mundo requiere siempre un sacrificio que en algunos casos, demasiados, se paga con la sangre propia.

Estos hombres quizás estén muy bien representados en su esencia, en aquel anónimo ciudadano chino que se enfrentó a los tanques en la plaza de Tiannamen en China en 1989. En ocasiones una sola persona puede cambiar las cosas. En el mundo de la política profunda (mal llamada conspiraciones) existe un término vital para entender la esencia del poder: los ‘whistleblowers’. Estas personas, también llamadas gargantas profundas, alertadores, reveladores de secretos, son personas que, estando en el interior de una organización, son testigo de una serie de crímenes, delitos o hechos significativos que se mantienen en secreto para el conjunto de la sociedad. Entonces deciden romper las normas y hacerlo público. En general suelen ser acusados de alta traición, procesados y en otros casos, no pocos, simplemente asesinados. Vamos a conocerlos.

1.- Gary McKinnon y los OVNIS de la NASA.

Gary McKinnon es una persona un tanto especial, es británico, nacido en 1966 y diagnosticado como síndrome de Asperger (un tipo de autismo). Dejó la escuela a los 17 años y, aunque trabajaba de peluquero, de manera autodidacta se formó como hacker y era excepcionalmente bueno en ello.

Durante la década de los 90, McKinnon, bajo el apodo de ‘Solo’, logro entrar en solitario en las redes de la NASA, el ejército de Estados Unidos, la Marina, el Departamento de Defensa y la Fuerza Aérea, quebrando por completo la seguridad informática del Pentágono. Robó contraseñas, eliminó 1300 cuentas de usuario y sobre todo, obtuvo información, todo ello usando un sencillo programa escrito en lenguaje Perl. En realidad, Gary no buscaba probarse a sí mismo como hacker sino obtener información secreta y sensible presuntamente oculta del gobierno americano. Gary buscaba evidencias de la existencia de OVNIs y demostrar que el gobierno estadounidense posee tecnología antigravitatoria y sistemas de energía libre que, en palabras de Gary, podrían cambiar el mundo. Según su versión, consiguió encontrar fotos de OVNIS (que afirma no poseer, quizás por negligencia, quizás por miedo) y ese fue su gran hallazgo.

Sin embargo, el gran error de Gary era que había estado haciendo todas las intrusiones informáticas desde su propia casa y en 2002 fue detenido por el gobierno británico con acusaciones bajo la Ley “Computer Misuse Act 1990”. Pero el mayor terror para Gary era que Estados Unidos pedía su extradición para ser juzgado. Era acusado “del mayor ataque cibernético de la historia” (antes de Julian Assange) y enfrentaba penas de hasta 70 años de cárcel con riesgo de ser llevado a Guantánamo. Todo ello por robar una información que oficialmente no existe, las evidencias OVNI.

Afortunadamente para McKinnon, después de 10 años de acoso, el gobierno británico firmó la negativa de extradición el 14 de Diciembre de 2014 concluyendo que no será juzgado por sus delitos.

La historia de Gary no está exenta de polémica. Mucha gente no cree su historia, además Gary jamás filtró sus fotos de OVNIS (quizás por miedo a represalias, quizás salvara así su vida o su libertad). En cualquier caso, suele haber comentarios jocosos y burlescos cuando se cuenta su historia, pero si todo era una fantasía, ¿Por qué esa insistencia para encarcelarlo 70 años?

Briton Gary McKinnon in 2009.

Briton Gary McKinnon en 2009.

  2.- Gary Webb y el tráfico de drogas de la CIA.

Fue un periodista estadounidense nacido en 1955. Se puede hablar de un verdadero pionero en lo que hizo: mostró al mundo las conexiones entre la CIA y el tráfico internacional de droga. Nos enseñó como la CIA (y después la DEA), montan y vigilan las redes de distribución de droga para obtener dinero opaco al gobierno para realizar operaciones clandestinas, principalmente financiando al terrorismo.

Estudió periodismo en Kentucky y en 1988 entró a trabajar en el diario San José Mercury en California. Pero no es hasta 1996 que empieza a publicar sus primeros artículos sobre las conexiones del narcotráfico. Era un trabajo extremadamente serio y amplio que produjo un gran revuelo nacional. Realizó numerosas entrevistas a narcotraficantes y agentes de la DEA que habían estado destinados en Centroamérica en los años 80.

El trabajo de Gary era material explosivo por lo esclarecedor del mismo y a pesar de lo sorprendente e inverosímil, acabó convenciendo a la opinión pública. Después de que transcendieran sus publicaciones, sufrió una gran campaña para destruir su reputación. En los medios oficiales casi no encontró defensores. Venido abajo por las presiones, renunció al Mercury News en 1997 y fue estigmatizado y apartado. Jamás volvió a tener empleo en un diario.

En 1999, junta todo el material y publica su libro “La oscura alianza”, donde denuncia como los barrios negros de América fueron inundados de crack con el propósito de surtir de dinero fácil a la CIA. Para muchos fue un héroe. Su mérito es haber abierto la veda, y es que gracias a él, otros muchos podemos escribir sobre este tema. Gary, ganó dos veces el premio Pulitzer.

Sin embargo, su trabajo le sentenció. El 10 de Diciembre de 2004 fue encontrado muerto en su domicilio con dos balazos en la cabeza. Tenía 49 años y dejaba 3 hijos y una esposa. Según el informe policial Gary se había suicidado. Aunque jamás llegaron a aclarar cómo alguien puede darse un segundo tiro por la nuca, cuando el primero le había destrozado la cara y dañado el cerebro. Sin duda: un mártir de la conspiración.

07 gary webb - foto Noel Neuburger

3.- Roy Bourgeois  y la escuela de tortura: ‘La escuela de las Américas’.

Roy Bourgeois, es un sacerdote católico nacido en Louisiana en 1938 y ordenado en 1972. Proveniente de una familia conservadora y creyente incluso ingresó en la Marina durante su juventud. Luego pasó al seminario.  Después de ordenarse sacerdote, marchó a las misiones a Bolivia, donde sufrió una honda transformación. Empezó a criticar la política exterior norteamericana y en 1975 fue arrestado en Bolivia por el gobierno del dictador Hugo Banzer, el cual era un graduado de la llamada Escuela de las Américas. Y este hecho marcó toda la vida de Roy, el cuál jamás ya cesaría de luchar contra la Escuela de las Américas.

Dicha escuela, fundada en Panamá en 1946 y movida a Fort Benning (Georgia) en 1984, es el lugar donde Estados Unidos entrenaba a militares y policías de Latinoamérica. Se la conoce como la escuela de los asesinos, pues aquí aprendían a torturar y a matar. Es la base de enseñanza de los escuadrones de la muerte y la que Estados Unidos utilizó para instaurar dictaduras y reprimir a millones de personas en todo Latinoamérica. Allí, entre otros, se enseñaba y ensayaba el manual de tortura de la CIA: KUBARK.

En la década de los 80, varios religiosos y amigos de Roy fueron asesinados, acción que tomó su apogeo en 1989 con el asesinato en varias personas entre ellas 6 sacerdotes por parte de los escuadrones de la muerte salvadoreños, entrenados en la escuela de las Américas. Al año siguiente, en 1990, Roy funda SOA WATCH, una ONG únicamente destinada a luchar contra la escuela de las Américas. Sus actividades incluían protestas, difundir información sobre la Escuela, sus prácticas y sus actividades. Un grupo creciente de gente se fue uniendo, y realizaron un activismo político bastante valiente que incluía incluso penetrar en los perímetros militarles de la Escuela.

El activismo de Roy y SOA WATCH consiguió que varios periódicos y numerosas organizaciones de derechos humanos hicieran una campaña que consiguió que Washington publicase parte de la documentación de la escuela incluidos los manuales de tortura. La crítica se hizo insostenible y en el año 2000, la administración Clinton se vio forzada a cerrar el centro. Sin embargo era una medida de maquillaje, y al año siguiente volvió abrir, en el mismo lugar y bajo el nombre de Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHISC en Inglés). Y sigue realizando las mismas actividades.

Roy Burgeois, fue finalmente excomulgado (por ordenar a una mujer) y expulsado de su instituto religioso. Además, estuvo 4 años en la cárcel por sus acciones políticas. A día de Hoy, Roy y SOA WATCH siguen su lucha.

08 Roy Bourgeois - periodico The record

4.- Joseph Darby y el infierno de la cárcel de Abu Ghraib.

Abu Ghraib era una ciudad iraquí, cerca de Bagdad, que contaba con una cárcel que fue tomada por los americanos en durante la invasión de Irak. La regentaba la Compañía 372 de la Policía Militar de los Estados Unidos. La cárcel tiene una capacidad de 14000 prisioneros y funcionaba distinta a otras cárceles. Apenas tenía visitas de altos mandos y nadie supervisaba las instalaciones. Poco a poco, las relaciones de poder se fueron tornando abusivas, y la falta de medios, la práctica de la tortura y la falta de supervisión hizo que las instalaciones acabaran convirtiéndose un infierno.

Abu Ghraib, ajeno al mundo exterior, practicaba sistemáticamente abusos, torturas y vejaciones con un nivel de sadismo extremo. No había órdenes de interrogatorios en muchos casos, especialmente en el turno de noche, donde se aplicaba la ley del terror. Los prisioneros eran atados simulando ser perros, o les untaban la cara con heces, les daban palizas, eran forzados a tener relaciones sexuales o a masturbarse y los soldados les fotografiaban en el acto. Otras veces les mantenían horas en la misma posición o les echaban substancias químicas sobre el cuerpo, o les orinaban y les sodomizaban con palos.  En otras ocasiones, los soldados se fotografiaban con cadáveres en poses de celebración. Todo eso ocurría en Abu Ghraib.

Pero en aquella época alguien diferente llegó también a Abu Ghraib. Era Joe Darby, un militar reservista que venía a hacer trabajo de oficina y que vivía ajeno a lo que ocurría realmente en la cárcel. Por casualidad, Darby le pidió a un guardia de la prisión, Charles Graner, si le podía hacer unas fotos panorámicas de las instalaciones. Charles, sin mayor inconveniente, le copió dos CDs llenos de fotos. Entre ellas, quizás por error, había una serie de fotografías que mostraban todos los abusos anteriormente relatados. Darby no lo dudó, y puso el material a disposición del departamento de investigaciones criminales. Y el hecho trascendió…

Técnicamente, la denuncia de Darby era anónima y secreta, pero el que fuera Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, le traicionó y en una cínica mención de agradecimiento, pronunció su nombre en el Congreso.

A partir de ahí, Joseph Darby empezó a recibir amenazas de todo tipo. La estrategia de Rumsfeld funcionó y Darby comenzó a sufrir acoso hasta que una noche, clandestinamente, su comandante lo envió de regreso a Estados Unidos pues no era seguro para él continuar en Irak.

Posteriormente, se hizo un informe con todo lo acaecido y el dossier oficial no propone castigos a los perpetradores de los abusos de Abu Ghraib. Joseph Darby tuvo que vivir con custodia permanente por miedo a represalias y finalmente se dio de baja en el ejército. Ha tenido que empezar de cero en otra ciudad y, ahora mismo, está en paradero desconocido.  No quiere revelar a la prensa donde vive ni que hace para ganarse la vida. Además, decía que jamás podría volver a su lugar natal. Darby se ha tenido que convertir en un fantasma por querer un mundo más justo.

10 Joseph Darby - httpnoorchasib-weebly-com

12 Abu Ghraib - imagen copyright google

5.- Mordejái Vanunu y el programa nuclear israelí.

Mordejái Vanunu nació en Marruecos en 1954, era judío y emigró a Israel con toda su familia en 1963. Allí hizo el servicio militar en los Cuerpos de Combate de Ingeniería y estudio Física en la Universidad de Ben Gurion del Neguev. Entre 1976 y 1985 fue técnico nuclear en el Centro de Investigación Nuclear del desierto de Neguev, y aquella experiencia comenzó a cambiar su vida, puesto que se dio cuenta que en realidad trabajaba para crear armas nucleares de destrucción masiva. En 1985 fue despedido y abandonó Israel.

Posteriormente, tuvo una época de su vida de grandes transformaciones, viajó a Nepal y se convirtió al Cristianismo, pasándose a llamar John Crossman. En 1986, confesó a Peter Hounam, periodista de ‘The Sunday Times’, que Israel tenía un programa militar nuclear y además le proporcionó fotografías. Así, el rotativo ingles no lo pensó, y el 5 de Octubre de 1986, publicó la historia de Vanunu en primera plana con el titular “Revelado: Los secretos del arsenal nuclear de Israel.”

La reacción de Israel no se hizo esperar. Enviaron a una espía del Mossad, Cheryl Bentov alias ‘Cindy’ quien lo convenció para volar a Roma donde lo metieron en un taxi falso y fue sedado, secuestrado por el Mossad y llevado a Israel. Allí fue juzgado en secreto con cargos de traición y espionaje. Vanunu pasó 18 años en la cárcel, 11 de ellos en aislamiento total.  Finalmente fue liberado en 2004, pero bajo condiciones de libertad restringida, no puede hablar con extranjeros ni abandonar Israel. Desde 2004 al menos lo han detenido 2 veces más por infringir estas normas.

Evidentemente, Vanunu ya no supone un problema para Israel, así pues en 2004, el ex director del Mossad en 1986, Shabtai Shavid, declaró a Reuters que consideró la opción de matar a Vanunu, pero no lo hizo porque ‘los judíos no se portan así con otros judíos’.

14 mordechai-vanunu-israeli-government - foto nena news

16 thesundaytimes portada - fuente the sunday times

6.- Anna Politkóvskaya y los crímenes rusos en Chechenia.

En 1999, las tropas rusas entraron en Chechenia, dando lugar a la segunda guerra entre los dos países. Dicha guerra, fue el principal trampolín político para Vladimir Putin quien la vendió como una operación antiterrorista. Sin embargo, una vez ganadas las elecciones rusas del 26 de Marzo del año 2000, Putin impuso un gobierno local y, acto seguido, comienza a “Chechenizar” el conflicto, es decir, se lavó las manos políticamente, aunque la guerra continuó hasta 2009, 10 largos años.

La burbuja de horrores que Putin creó en Chechenia jamás hubiera tenido la misma resonancia sin un nombre que pasó a la historia por documentar toda la tragedia humana ocurrida en la zona: Anna Politkóvskaya.

Anna fue una periodista rusa, nacida en 1958. Estudió en Moscú en 1980, hija de diplomáticos ucranianos tuvo toda su vida una visión crítica de la realidad. Con experiencia en otros medios, a partir de 1999, pasa a escribir para el “Novaya Gazeta” con reveladoras informaciones sobre el infierno checheno. Solía visitar frecuentemente hospitales y campos de refugiados para entrevistar a las víctimas del conflicto. Dio testimonio de todas las violaciones de derechos humanos y abusos policiales. Aquello que no debía salir de la región, lo aireó, y por esta razón se volvió incómoda para el gobierno ruso y los militares chechenos.

Entre 1999 y 2006 publicó varios libros al respecto. ‘Chechenia, la deshora rusa’, ‘La Rusia de Putin’ o ‘Una guerra sucia’, entre otros. Y con las publicaciones comenzaron sus problemas. Anna por esta época ya había recibido amenazas y, en Septiembre de 2004, fue envenenada con un vaso de té, pero sobrevivió y continuó informando. En Diciembre de 2005 fue arrestada por militares chechenos y la sometieron a una ejecución fingida para disuadirla. A pesar de todo, continuó informando.

Finalmente, fue encontrada muerta con un disparo en el pecho y otro en la cabeza en el ascensor de su bloque de pisos. Esto ocurrió el 7 de Octubre de 2006, curiosidades de la historia, el día del cumpleaños de Putin.

18 Anna-Politkovskayav - independent-co-uk

7.- Charlotte Thomson Iserbyt y los planes de control social en el sistema educativo americano.

Charlotte Thomson Iserbyt nació en 1930, creció en la ciudad de Nueva York donde estudió administración de empresas. No existen demasiados datos sobre su biografía, sin embargo hay una serie de circunstancias que la convierten en una mujer especial. Primero, fue consejera de políticas educativas en la Oficina de Investigación Educativa (OERI) del Departamento de Educación de Estados Unidos durante el primer mandato de Ronald Reagan. Segundo: su padre y su abuelo eran graduados en la Universidad de Yale y miembros de la famosa sociedad secreta Skulls & Bones.

Lo cierto es que estas circunstancias le permitieron ser testigo de excepción de una de las tramas más apasionantes de la historia de la educación. Durante su trabajo en el Departamento de Educación tuvo acceso a documentos que trataban sobre cómo reestructurar la educación, no solo la americana, sino la mundial, haciendo que otros países acogiesen el modelo americano. Dicho modelo que se quería imponer está descrito en su libro “The Deliberate Dumbing Down of America” (1999), (La deliberada ‘idiotización’ de América) y consiste en un plan secreto que describe cambios graduales que fueron implantados en el sistema educativo americano con el objeto de eliminar las influencias de los padres sobre cada estudiante. La idea era ‘limpiar’ a los estudiantes de todas las preconcepciones que tuvieran sus padres a nivel de religión, moral, patriotismo, etc. y moldearlos para que encajaran bien como miembros de un proletariado trabajador para ser explotado por las élites.

Según Charlotte, los cambios de estos planes, fueron inicialmente formulados por fundaciones pertenecientes a los ya famosos en el mundo de la conspiración: Andrew Carnegie y Rockefeller. En general todo el funcionamiento del proceso es complejo y extendería con mucho estás líneas, así en una entrevista a ‘Under Siege’, Charlotte explica como los planes ya contaban con la existencia de opositores. Es decir, profesores y maestros que no estuvieran de acuerdo con las políticas de moldeado. En estos casos, según Charlotte, el objetivo a seguir sería hacerlos sentir importantes, darles más responsabilidad e involucrarlos más en otros objetivos para ganarlos para la causa. Incluso llegan a proponer que se deberían tratar de involucrar también a los padres para que las creencias recién aprendidas de los alumnos no entren en conflicto con lo que se vive en cada casa. En total, hablaríamos de una homogenización de la sociedad que, es de suponer, vendría también coordinada con influencias de otros ámbitos como la publicidad o el cine.

En cualquier caso, a diferencia de otros whistleblowers, no parece que las filtraciones de Charlotte hayan tenido unas repercusiones peligrosas para ella. Hasta donde se sabe, no filtró directamente los documentos a los que tuvo acceso y simplemente escribió libros con lo que había aprendido en su experiencia. Actualmente sigue activa divulgando sobre este tema.

20 Charlotte Iserbyt - Fuente youtube

8.- Daniel Ellsberg y las mentiras de Washington sobre la guerra de Vietnam.

Daniel Ellsberg nació en 1931 en Chicago y creció en un ambiente religioso cristiano. Estudió economía en la Universidad de Harvard en 1952 y al terminar ingresó en la Marina de Estados Unidos. En 1959 entro en la empresa RAND Corporation donde trabajó como estratega nuclear. Volvió a la universidad unos años y en 1964 empezó a trabajar en el Pentágono, siendo Secretario de Defensa Robert McNamara. Sirvió dos años en Vietnam en esta época y al volver, en 1976, ingresó de nuevo a RAND para participar en un proyecto secreto de documentos clasificados sobre la guerra de Vietnam que había sido ordenado por McMamara.

Estos documentos encerraban grandes secretos para una sociedad civil americana cada vez más movilizada contra la guerra. Estos papeles se acabaron llamando ‘los papeles del Pentágono’.

En 1969, tras una intachable carrera militar y académica por todo lo alto, empezó a ser más consciente que nunca del grado de miseria que habitaba en las altas esferas militares. Así, en Agosto de 1969, Ellsberg tuvo una suerte de experiencia mística (una epifanía en sus palabras) al escuchar un discurso de un insumiso llamado Randy Kehler en la liga de antimilitaristas. Ellsberg explica que aquellas palabras le cambiaron profundamente y que encontró más heroísmo y valentía en los soldados desertores que en toda la gran cúpula militar. El discurso de Kehler le afectó tanto y le pareció tan desgarrador que tuvo que ir al aseo de caballeros, se sentó en el suelo y lloró durante una hora. Única vez en su vida que reaccionó así.

Ellsberg, curiosamente, era una de las pocas personas que tenían acceso a la totalidad de los papeles del Pentágono. Aquellos papeles mostraban que el gobierno sabía desde el principio que probablemente no ganarían la guerra de Vietnam. Aún así, enviaron a miles de jóvenes americanos al horror de la muerte y a causar sufrimiento a los vietnamitas. Aquellos papeles probaban que el gobierno de Lyndon B. Jhonson había mentido sistemáticamente a los ciudadanos y al congreso. Además sabían que las cifras de muertos serían muy superiores a lo jamás admitido públicamente.

Ellsberg filtró los documentos. En 1971, 7000 páginas fotocopiadas fueron a parar al periódico ‘The Times’. El gobierno se alarmó y paró la publicación por orden de Nixon, pero Ellsberg envió los documentos al Washington Post y a otros 17 periódicos. Aquella filtración estalló como una auténtica bomba. Daniel Ellsberg pasó a la clandestinidad. Enfrentaba cargos por la Ley de Espionaje de 1917, robo y conspiración, en total 115 años de cárcel. El juicio comenzó el 3 de Junio de 1973, y Ellsberg trató de defenderse alegando que los papeles del Pentágono eran secretos por una causa equivocada, porque no querían ser ocultados al enemigo sino a la opinión pública estadounidense.

El caso se saldó en un error de procedimiento, puesto que las pruebas que el FBI había colectado contra Ellsberg no eran legales y al final alegaron no tenerlas. Ellsberg salió inmune, aunque fue alertado de que la CIA quería matarlo. No llegaron a hacerlo y finalmente, nunca paró su activismo político. Por ejemplo, en 2005 fue arrestado en una protesta contra la guerra de Iraq. Actualmente sigue en activo.

24 Ellsberg - fuente oldhistoricphotos-com

9.- Hervé Falciani y la filtración de datos bancarios de evasores fiscales.

Falciani nació en 1972 en Montecarlo y estudió Informática de Sistemas en Francia. Finalizados sus estudios, entre 2001 y 2006 trabajó en la sucursal suiza del banco HSBC (Hong Kong and Shangai Bank Corporation), famoso por sus denuncias de lavado de dinero.

El trabajo de Falciani en el HSBC suizo consistía en la reorganización de la base de datos de todos los clientes del banco para reforzar la seguridad. Esa base de datos sería el sueño de cualquier inspector de hacienda. El acceso a aquellos datos, le permitió a Falciani robar hasta 130.000 nombres de evasores fiscales. Según Falciani, los datos del HSBC estaban organizados de tal manera que se fomentaba el fraude fiscal.

En 2006, trata de ponerse en contacto con la justicia suiza y poner a su disposición la ‘lista Falciani’ pero sin éxito. Aparentemente, sus siguientes movimientos son tratar de encontrar compradores para la lista, lo cual le lleva hasta Beirut. Ese viaje alerta a las autoridades, y finalmente es detenido en 2008. Al ser puesto en libertad escapa a Francia y entonces se produce una sucesión de países que van emitiendo órdenes de detección contra Falciani. Finalmente es detenido en Barcelona en 2012 e ingresó en prisión por quebrantar el secreto bancario en Suiza.

La intención de Falciani es luchar contra la corrupción y la opacidad del sistema financiero, en sus palabras: “Es una guerra económica y tenemos que estar preparados para luchar”. El objetivo sería dinamitar las cloacas del dinero negro, hacer aflorar esa ingente cantidad de capital que se escapa de las contribuciones y que no tributa mientras los gobiernos aplican más y más recortes.

A Falciani le está salvando le hecho de que se ha colado en una grieta del sistema, aunque desafió al poder financiero está colaborando con la Fiscalía Anticorrupción, a pesar de ello, dice temer por su vida. Sin embargo asegura que era su deber actuar así, en sus propias palabras al periódico ‘El diario’: “Cuando estás en una posición como la mía que es un punto de vista privilegiado para entender lo que sucede, esto se convierte en un resorte para mover tu conciencia y se convirtió, simplemente, en inaceptable para mí”.

Palabras que muestran una constante en todos los ‘whistleblower’ la percepción directa del sistema te transforma, te causa sufrimiento ver todo el funcionamiento desde esa perspectiva, y entonces: o actúas o enfermas.

Pero hay muchos más…

Los casos tratados son una pequeña muestra de un conjunto mucho más grande. Quizás todos los casos no sean tan espectaculares o no tengan tanto calado, sin embargo, cada caso es una pequeña batalla en la guerra por la verdad y por la transparencia que existe entre los ciudadanos y las empresas, instituciones u organismos.

No quisiera poner punto final a estas líneas, sin rendir homenaje a otros muchos que probablemente no sean conocidos y que tienen, cada uno, una historia apasionante de las que sin duda podemos aprender mucho porque nos enseñan el mundo como realmente es.

Karen Silkwood, trabajadora en una planta de combustible nuclear americano, se hizo famosa por denunciar las graves fallas de seguridad de su empresa, muerta en accidente de coche con 28 años de edad bajo circunstancias sospechosas. Jeffrey Wigand, vice presidente de investigación y desarrollo en la tabacalera Brown & Williamson contó en la CBS americana en directo, como la industria del tabaco manipulaba intencionalmente la nicotina para crear más adicción, fue acosado y recibió amenazas de muerte. Enrique Piñeyro, expuso la lamentable situación del control aéreo argentino en su película “Fuerza Aérea Sociedad Anónima”. Agustina López de los Mozos, quien publicó en su web, OpusLibros, los documentos secretos del Opus Dei y los testimonios de miles de víctimas de este. Ana María Garrido, concejal perseguida por testificar contra la trama Gürtel. Baltasar Garzón y Elpidio José Silva, apartados por buscar la justicia sin clientelismos políticos. William Mark Felt, agente del FBI que filtró el escándalo Watergate. Peter Buxtun, alertó de los experimentos que se realizaban en Tuskegee, que consistían en inocular la sífilis a negros pobres sin su consentimiento. Vladimir Bukovsky, informó de cómo la Rusia comunista usaba la psiquiatría como método para eliminar la disidencia política. Harry M. Markopolos, por alertar a los demás de los millonarios fraudes de Bernard Madoff.

Y un larguísimo etcétera. Según un informe de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), en los últimos 20 años, un total de 2271 periodistas han sido víctimas de asesinatos selectivos, ataques con bombas o incidentes de fuego cruzado. Es de preveer que el fenómeno de los ‘whistleblowers’ continuará, y si hay una verdadera regeneración democrática irán a más. Pero con cada uno el mundo avanza y al final de lo que se trata, es de entender cuán infinitas son las mentiras del poder.