¿Como sería la III Guerra Mundial?

Por Miguel Ángel Ruiz

Nuestra nueva generación parece estar olvidando que hace 70 años vivimos la segunda guerra mundial, el mayor horror que haya visto la humanidad. Sin embargo quien olvida su historia está condenado a repetirla. Corea, Libia, Israel, Irán… merodea sobre nosotros el fantasma de una tercera gran guerra. ¿Es posible que vuelva el horror de las masacres y la locura de la destrucción? Analicemos el legado de las guerras mundiales, ¿habrá, por fin, la humanidad ha aprendido de sus errores…o tendremos que volver a vivirlo?

 

1.- Un poco de historia: Que entendemos por III GM.

El 15 de Agosto de 1945, Japón presentó su rendición incondicional frente a los aliados poniendo así, fin a la segunda guerra mundial. Nueve días antes, el 6 de Agosto, estallaba sobre Hiroshima, “Little Boy” la primera bomba atómica lanzada sobre seres humanos. Para provocar el efecto psicológico de indefensión total sobre Japón, tres días después USA detonó otra bomba llamada “Fatman” sobre Nagasaki: 140.000 muertos en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki. Un 20% murieron de envenenamiento por radiación.

09 Fat_man

Fatman, de 25 kilotones. La bomba que cayó sobre Nagasaki el 9 de Agosto de 1945.

El fin de la segunda guerra mundial conmocionó a la humanidad. Muchas cosas cambiaron alrededor de 1945. Algo que sin duda se modificó para siempre: La guerra. Ya nunca volvería a ser igual, el ser humano más que nunca antes, empezaba a tener en sus manos la capacidad de aniquilarse completamente.

La Unión Soviética sin armas atómicas se sintió amenazada y emprendió su propio programa nuclear. Les costó 4 años tener su primera bomba, una copia de Fatman llamada RDS-1. Esta competición por el armamento provocó la guerra fría e inició una producción de armas nucleares de destrucción masiva nunca vista antes. Luego vino el Pacto de Varsovia para contrarrestar a la OTAN, y así se inició la política de bloques, llegándose a una especie de empate técnico entre las naciones.

El gráfico siguiente muestra la cantidad de armas que tenían USA y la Unión Soviética, entre 1945 y 2005.

02 armas_nucleares_eeuu_urss_rusia_1945_2005

Evolución del número de armas nucleares de USA y URSS.

La doctrina de la Destrucción Mutua Asegurada asegura que no era posible ganar una guerra nuclear, cada bando tenía suficientes armas para destruir la tierra. De tal proliferación de armas,  se derivó el concepto de “Overkill”, unidad de destrucción que mide cuantas veces es posible destruir un objetivo con el potencial disponible. En los peores momentos de la guerra fría, entre ambas potencias tenían un overkill de 23. Esto es, eran capaces de destruir a los habitantes de la tierra 23 veces.

Llevamos 70 años sin una guerra nuclear, porque como decían en la célebre película Juegos de Guerra, “la única forma de ganar, es no jugar”. Considerando este escenario, es seguro que la III guerra mundial nunca pueda ser una guerra “total”, ha de ser una guerra quirúrgica, o de baja intensidad.

 

2.- Elementos desestabilizadores: Las olas de Samuel Huntington.

d29a9ddeb32cabbf2726577fc535c798_image_document_large_featured_borderless

Adolf Hitler revisando sus tropas.

Descartado un escenario de guerra total, es innegable que existen en política, multitud de factores que pueden allanar el camino a un enfrentamiento.

Samuel Huntington (profesor de ciencias políticas de Harvard y creador de la teoría del choque de civilizaciones), en su libro “The Third Wave” (1991)  explica que el mundo pasa por lo que él llama: olas de democratización y desestabilización mundiales.

Una ola de democratización es un conjunto de transiciones de un régimen no democrático a otro democrático, que ocurren en determinado período de tiempo y superan a las transiciones en dirección opuesta durante ese período y también implica la liberalización o la democratización parcial de sistemas políticos. A cada ola le sigue una contraola (u ola de desestabilización, que es del signo opuesto, es decir, paso de sistemas democráticos a dictatoriales).

En el mundo moderno se han producido tres olas: primera -extensa- de democratización 1828-1926, primera contraola 1922-42, segunda -breve- de democratización 1943-62, segunda contraola 1958-75 y tercera ola de democratización 1974- 1990. Esta última, se iniciaría con la Revolución de los Claveles en Portugal. En dicho año, 1974 existían tan sólo 39 democracias en el mundo. En 1995 eran ya 117 las democracias (de un total de 191 países).

Según la teoría de Samuel Huntington, que se apoya en ciclos económicos, políticos, sociales, etc., se acerca una Nueva ola desestabilizadora mundial (2009-2019). Esta ola de pérdida de democracia habría mostrado ya varios signos: acusaciones inequívocas de fraude electoral (Irán y Afganistán), aislamiento internacional de los gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia, Venezuela, Ecuador, Nicaragua y Franja de Gaza); pseudo-elecciones para intentar edulcorar “golpes de mano blandos” (Honduras) y aceptación por la comunidad internacional de sistemas políticos devenidos en meros gobiernos autocráticos (Bielorrusia, Georgia y Rusia).

campo1

Campo de concentración alemán.

Así pues, estaríamos en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de la nueva ola desestabilizadora mundial originada por el ocaso de la economía global; la pérdida de credibilidad democrática de incontables gobiernos de países del Tercer Mundo; el declive de EEUU como primera potencia mundial y la irrupción de nuevos actores en el marco geopolítico mundial como China, Rusia, India y Brasil y que tendrían a Honduras, Paraguay, Grecia, Turquía, Egipto , Afganistán y Paquistán como paradigmas de los llamados “golpes virtuales o postmodernos“ que protagonizarán la próxima década en el nuevo escenario geopolítico mundial. Y para rizar el rizo un posible fracaso del proyecto europeo y desmembramiento del Euro.

Lógicamente estos ciclos tienen mucho que ver con las crisis económicas. Las crisis crean carestía y pobreza y la guerra puede ser usada como política anti-crisis.

3.- Motivos para una III GM: el cambio de moneda de referencia

Existen varias causas de la primera guerra mundial, al margen del asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria, que más bien fue un pretexto. Causas sobre todo de intereses económicos, comerciales, imperialistas y colonialistas.  Por citar un ejemplo: África era una colonia repartida entre franceses e ingleses y al imperio Alemán le resultaba inaceptable una situación así. En el fondo todo consistía en que el equilibrio de poderes estaba cambiando…

En la actualidad se está produciendo un proceso similar. Desde la segunda guerra mundial, la hegemonía mundial es indudablemente de Estados Unidos. Sin embargo el llamado BRIC (Brasil, Rusia, India y China) son una potencia emergente con un crecimiento económico mucho mayor que USA, Europa y Japón. Estaría produciéndose por tanto un cambio en el “peso específico” de la economía mundial. Vamos a los detalles.

El gran gigante, Estados Unidos, es el país más endeudado del mundo, aunque el significado práctico de esto es diferente para este país que para cualquier otro, porque se encuentra endeudado en la moneda nacional que él mismo crea y hace circular. Justo la victoria de la segunda guerra mundial, en los acuerdos de Bretton Woods de 1944 se decidió que el dólar sería moneda internacional (y desvinculada del oro por Nixon en 1971, lo cual les confiere mayor libertad). Y el único que puede imprimir esta moneda, lógicamente es USA…

 25 public-debt-us

Esto le da una ventaja única sobre el resto de países permitiendo endeudarse a niveles inaceptables para el resto de países. El emisor del dólar estadounidense tiene un lugar natural para colocar sus dólares sin costo alguno, ahorrándose miles de millones en intereses que no tiene que pagar para colocar su moneda. Si necesitan pagar algo, imprimen más dólares estadounidenses y tiene un mercado multinacional dispuesto a recibir estos dólares.

Como decíamos, Estados Unidos es el país más endeudado del mundo con una deuda privada de 16,8 billones de dólares (cada estadounidense cargaría con una deuda media de 53.000 dólares). Por otro lado, China es el mayor poseedor de deuda americana con 1,1 billones de dólares. Por otro lado el 32% de la deuda americana está en manos extranjeras…

 precio-oro-1850-2009

Todo esto estaría muy bien si no fuera porque en la última década numerosos países están pidiendo un cambio en la moneda internacional. Eso sería el fin de las ventajas económicas de Estados Unidos, sería el fin de su capacidad casi ilimitada de endeudamiento, sería su colapso y sobre todo sería: una razón suficiente para hacer una guerra. Estados Unidos puede ser pobre, puede estar endeudado, pero está muy bien armado.

4.- Motivos para una III GM: La recuperación económica

Es cierto que históricamente la guerra ha sido una política anti-crisis. “War is Good Business”. La guerra funciona para reactivar la economía porque aumenta la demanda interna (en el fondo es el opuesto a la austeridad que nos está ahogando actualmente).  El Estado se vuelca presupuestariamente en el reclutamiento y la fabricación de armamento y genera así un significativo impulso de la demanda agregada de la economía. El desempleo se resuelve rápidamente, en parte como consecuencia del reclutamiento militar y en parte por las necesidades de producción de las fábricas de armamento y suministros militares.

Lógicamente esto puede repercutir en un endeudamiento mayor, pero que de ser victoriosos, traerá los botines de guerra. Si ganas la guerra, esta te saca de la crisis.

Para Estados Unidos, debilitado económicamente y con una cultura productiva en declive, la amenaza constante de guerra sustenta el gasto militar. Y esta amenaza y el gasto militar poseen una dinámica diabólica que tiende a realizarse en la guerra real. Guerra que busca hegemonía en petróleo, gas, agua, etc., siempre disfrazados de razones humanitarias o religiosas y la creencia(falsa) de que en la guerra nuclear puede haber vencedores.

Esta es la razón por las que hemos asistidos a tantas guerras de Estados Unidos en el siglo XX: Guerra del golfo pérsico, Somalia, Haití, Bosnia Herzegovina, Irak de nuevo, Afganistán, Yugoslavia, Libia… Guerra permanente como motor económico. Como decía Orwell: “El acto esencial de la guerra es la destrucción, no forzosamente de vidas humanas, sino de los productos del trabajo humano”. Después de una guerra, vienen jugosos contratos de  reconstrucción de instalaciones. Un ciclo completo.

12 ICBM In Silo2a

Silo de un ICBM (misíl balístico intercontinental).

Esta ha sido la forma de funcionar durante décadas. Llegados a este punto, cabría preguntarse porque hace 70 años que no estalla una guerra mundial. Al margen de la imposibilidad, como vimos, de una guerra nuclear total hay otros factores que paralizan la guerra total.

En 1939, cuando estalló la segunda guerra mundial, los estados tenían un peso específico mucho mayor en la política internacional. Hoy en día existen que lo se llaman “sociedades líquidas”. Este concepto, introducido por el sociólogo Zygmunt Bauman, nos habla que la identidad de las sociedades modernas más globales, más universales. En este sentido los nacionalismos acérrimos han ido desapareciendo, como la integración de la Unión Europea, fuertes corrientes migratorias, la aldea global, que haya las mismas empresas con sus intereses en casi todos los países del mundo.

Si cogemos la lista de los 150 más ricos del mundo, los 22 primeros son países, pero a partir del puesto 22, empezamos a encontrar empresas: Walmart, British Petroleum, Exxon Mobil, etc. Muchas de estas empresas que tienen más dinero que muchos países. Tienen poderosos intereses económicos y a su vez ejercen influencia sobre las políticas belicistas de los estados. Es curioso cómo, en cierto sentido, el capitalismo (porque que destruye el estado y el nacionalismo) es quien nos previene de la guerra.

Sin embargo es evidente que existen guerras. Y al margen de conflictos armados como el de Libia, o Corea del Norte. La tercera guerra mundial, podría tener otras formas, más etéreas, menos identificables con una guerra convencional.

4.- Como sería la III GM

Situados en el contexto del análisis del artículo, es claro que tras la crisis económica sistémica, los niveles de endeudamiento de los países records desde la segunda guerra mundial,  y con un nuevo frente económico emergente el BRIC, todo apunta a que habrá una reorganización. Una “guerra”, al menos de intereses.

La tercera gran guerra, sin duda será una  guerra sin trincheras. Existen diferentes escenarios donde podría producirse. Ya no se va a producir un conflicto nuclear a gran escala y habrá otro tipo de guerras de baja intensidad o subterráneas denominada: Guerra moderna.

La guerra moderna, o guerra de cuarta generación, es un concepto de guerra diferente a la guerra total que se usó en la segunda guerra mundial donde se movilizaban todos los recursos para hacer la guerra. Esta nueva guerra se denominada “de baja intensidad”, ya que si no sería guerra total y conduciría a la aniquilación mutua. La guerra moderna comprende varios tipos: biológica, química, informática, psicológica, de la información, asimétrica, etc. Son particularmente interesantes varios tipos.

19 Redwing_Apache

Prueba nuclear “Redwing Apache” en 1956 de 1.85 megatones, 115 veces más potente que la primera lanzada en Hiroshima.

 

a. Guerra informática

También se la llama guerra digital o cyberwar. Consiste en considerar el ciberespacio como un campo de batalla. En el verano del 2011 el Pentágono creó un “comando cibernético” para militarizar el ciberespacio. Sin duda es mucho más limpio, barato y discreto atacar la infraestructura informática del enemigo mediante virus informáticos especialmente diseñados a tal efecto que usar cualquier otro medio convencional. El ataque que necesita de unos elevadísimos grados de conocimiento (los gobiernos saben cuáles son ataques de hackers normales y cuales son gubernamentales por el nivel de sofisticación). Sin embargo bien usado es un arma terrible.

Por ejemplo un virus podría infectar el sistema de control y monitorización del sistema  hidráulico estatal de un país y abrir todas las presas a la vez con la consecuente catástrofe humanitaria y económica. También se usan en espionaje permitiendo la fuga de datos sensibles.

Para ciencia ficción pero es absolutamente real: en 2003 Taiwán sufrió un ciberataque que dejó sin servicio a hospitales, la Bolsa y algunos sistemas de control de tráfico. El método es tan elegante que hasta es difícil saber quien ha sido el autor. Existen más casos documentados de ataques: Estonia, 2007, medios de comunicación, bancos e instituciones gubernamentales sin servicio. Irán, 2010, las centrifugadoras del programa de enriquecimiento de uranio fueron atacadas por un virus llamado Stuxnet, posiblemente de diseño norteamericano.

La guerra informática es un peligro muy real. Un virus que apagase todas las centrales eléctricas de un país (o térmicas, nucleares, etc.), podría sumir en el caos a un país. En España tenemos la ley 8/2011 de Protección de las Infraestructuras Críticas, que se ocupa de la seguridad (entre otras) de los sistemas de comunicaciones y redes del estado.

b. Guerra de la información

En la era de las comunicaciones, la información es un arma. Es muy posible que este tipo de guerra sea sistematizado hoy en día de un modo tan cotidiano y normal que nos cueste distinguir lo ficticio de lo real.

Las Operaciones de Información (“Info Ops” en inglés) es una disciplina en evolución dentro del mundo militar. Se han desarrollado principalmente en Estados Unidos, durante la década de los 90, especialmente con la experiencia adquirida en la guerra del golfo. Gracias al uso de los mass media u otro tipo de tecnologías modernas hacen llegar información crítica e influyente para afectar percepciones, manejar opiniones y controlar comportamientos. El objetivo: Ganar los corazones y las mentes. Existen incluso operaciones de guerra psicológica a través de redes sociales, no solo prensa, radio y televisión.

El objetivo es que la información que el gobierna quiera filtrar venga encauzada por medios que sean aparentemente independientes para evitar las sospechas ciudadanas. Y es utilísimo porque bien usada pones a la opinión pública de tu lado. Puedes convencer de cualquier cosa, es igualmente útil en el país que genera el ataque (haciendo que tu población apoye una guerra por ejemplo) como confundiendo y creando opinión contraria en la población del país atacado.

Como ejemplo, las famosas imágenes de la caída de la estatua de Saddam Hussein el 9 de Abril de 2003 fue una operación, ideada y ejecutada por la unidad de operaciones psicológicas del ejército estadounidense (según el Ángeles Times), y tenía un objetivo muy concreto: promover entre la opinión pública de los países invasores la falsa idea de una guerra de liberación.

El método es tan eficaz que buscando en internet, hay encuentras muchas entradas de la noticia como si fuera genuina. Ya lo decía Winston Churchill,  “Los imperios del futuro serán los imperios de la mente”. Este tipo de operaciones se usa mucho para hacer parecer malo a tu enemigo, generalmente Evo Morales, Chaves o cualquier otro dirigente que no sea sumiso con la política dominante.

En 1998, como parte de los preparativos para un ataque militar contra Irak, se realizó una campaña para inclinar la opinión pública a favor de la intervención militar. Se repitió constantemente que Saddam Hussein era un “lunático” y una “amenaza a todo el mundo”. Para ilustrar este aspecto, el 10 de octubre de 1990, el congresista demócrata Tom Lantos (California) y el republicano John Porter (Illinois) organizaron una audiencia que tenía todo el aire de una función oficial del Congreso.  Esa audiencia fue el testimonio de una joven kuwaití de 15 años, conocida como Nayirah. Se anunció que no se iba a divulgar su apellido por temor a represalias contra su familia. Llorando a mares, Nayirah dijo que vio personalmente a los soldados iraquíes sacar bebés de las incubadoras.

26 img_pod_0904-saddam-statue

Operación de guerra psicólogica operada por el ejército norteamericano.

Su testimonio conmocionó a la opinión pública, justo en medio de una ola de grandes manifestaciones contra los preparativos de guerra y cuando, de acuerdo a las encuestas, había una fuerte oposición a una guerra. Del 10 de octubre al comienzo de la guerra, los medios repitieron como loros el cuento de “los bebés sacados de las incubadoras”.

Sin embargo según John Stauber y Sheldon Rampton en su libro “Los residuos tóxicos son muy saludables!: Mentiras, malditas mentiras y la industria publicitaria” (1995), lo de las incubadoras lo inventó Hill & Knowlton (H&K), la mayor compañía publicitaria del mundo en ese entonces, que trabajaba para el gobierno kuwaití. Pero como comprobador Stauber y Rampton, aquella niña de 15 años,  Nayirah, era miembro de la familia real kuwaití y fue entrenada para contar esa mentira en el congreso…

c. Guerra económica:

¿Quién duda que la misma economía es un arma de destrucción masiva? Es curioso el papel que tienen las agencias de calificación norteamericanas. Cuestionadas por muchos economistas por sus grandes errores (no supieron ver la caída de Lehman Brothers a quién calificaron con tripe A hasta el día antes de su caída). Se duda grandemente de su cacareada “independencia” pero los cierto es que las tres grandes: Moody’s, Standard&Poor’s y Fitch, son todas norteamericanas.

¿Independientes? Pues juegan un importantísimo papel en el fracaso del proyecto europeo. Cada vez que bajan la calificación sube la prima de riesgo y los países pagan muchos millones de dinero extra para financiarse. ¿Necesita USA una Europa con euro débil para no perder fuerza en el dólar? Es una posibilidad.

En cualquier caso Bruselas y el BCE, tenemos el enemigo en casa. Esto abre otro posible escenario en la mente de muchos. La III guerra mundial, es una guerra asimétrica del capitalismo contra el individuo, ricos contra pobres. Vivimos en mitad de una cruda dictadura de mercado. No se puede derrocar al tirano porque en éste opresor no tiene rostro.

El prestigioso economista crítico Juan López Torres, alerta de que la deuda se usa como guerra contra el individuo. Según López Torres, la gran mayoría de países tienen un sobreendeudamiento imposible de pagar. Una deuda que en su opinión es materialmente impagable, y no existen posibilidad de que el sistema absorba ya tales números. Aparentemente es absurdo que los bancos y las entidades financieras acumulen esas deudas inmensas, pero Juan López Torres y Vicent Navarro sí entienden la lógica oculta: puesto que los bancos pueden crear deuda de la nada (les basta realizar anotaciones contables), para ellos es sencillísimo ese proceso. Sin embargo esta deuda espontánea tiene intereses, esto es, dinero real que pagamos a los bancos por dinero que ellos crean de la nada. Estos intereses son un retorno de ingresos impresionante para estos mismos bancos. Así pueden convertirse en los dueños del mundo sin necesidad de que se devuelva la totalidad de deuda que han creado. La deuda es la esclavitud moderna.

En un mundo sin guerra, quien va a pagar el gran déficit público y privado, somos tú y yo: esta es la gran tercera guerra mundial. La guerra al individuo, a la clase media, al trabajador, los obligados a pagar los desmanes de las élites. Pero es mejor vivir esclavizado por la deuda a que haya una guerra de verdad… ¿o no?

d. Guerra real: Guerra controlada

Al margen de las guerras de baja intensidad, lo cierto es que siempre salen noticias de guerra y conflictos bélicos. Pareciera que los tambores de guerra están siempre sonando. Ataque preventivo a Irán, conflicto en Libia, participación de Israel en el conflicto Libio, enfrentamientos con el Líbano, las amenazas de Corea del Norte…

Estos conflictos amenazan, especialmente los de oriente medio, en convertirse en una guerra global y calentar la zona en una espiral de violencia que acabaría involucrando a la OTAN y a Rusia. Potencialmente siempre hay una guerra mundial esperando. Pero en la realidad eso no ocurre. Podremos ver muchas noticias al respecto, pero en mi opinión, los militares y estrategas son muy conscientes de lo que se traen entre manos. Es seguro que muchas guerras están pactadas de tal manera que los conflictos no proliferan libremente.

Miremos el caso de Corea del Norte. Estados Unidos sabe bien que las declaraciones de Corea del Norte no están respaldadas por un poder militar suficiente para llevar a cabo sus amenazas. Desde la década de los 50, Corea del Norte quiere reunificar las dos Coreas.Ambas existen a consecuencia de un acuerdo entre la Unión Soviética y Estados Unidos, quien ocupó la mitad sur. Las dos potencias se iban a retirar y permitir que el país se reunificara. Rusia lo hizo; Estados Unidos, no. Washington mantuvo una fuerte presencia militar en esa zona.

Según artículo de Christine Hong y Hyun Le publicado el 15 de febrero en Foreign Policy dice:“Calificar a Corea del Norte como la principal amenaza para la seguridad de la región oculta la falta naturaleza de la política del presidente Barack Obama.” El verdadero motivo, no es otro que mantener presencia militar en la zona. Esos tambores de guerra, son propaganda para autolegitimar cualquier posible intervención. En esencia, son guerras ficticias.

El caso de Siria es otro teatro. Según The Sunday Times, en Siria hay espías ingleses y alemanes infiltrados que ayudan a los sublevados a luchar contra el gobierno de Bashar al Assad. Por otro lado, Israel atacó recientemente a Siria. Y Barack Obama el apoya. En el fondo no son guerras, son operaciones donde las fuerzas son tan asimétricas, que siempre prevalecen los intereses de occidente. Otra cosa es que el conflicto cueste muchas vidas, al final lo que cuentan son los beneficios económicos y quedarse con el control de la zona.

Miguel Ángel Ruiz

 


 

La tercera guerra mundial en cifras de destrucción

La tercera guerra mundial sería la guerra más corta de la historia. Por el gran poder destructivo que tienen las armas nucleares, la estrategia militar aconseja una respuesta a gran escala, la famosa Destrucción Mutua Asegurada (MAD, en inglés). Este ataque mutuo a gran escala provoca lo que se llama “la hora de las bombas”. Los misiles capaces de transportar las bombas (ICBM, misiles balísticos intercontinentales) vuelan a velocidades cercanas a los 24.000 km/hora, ir de USA a Rusia en 20 minutos aproximadamente o unos 10 sin son lanzados desde submarinos. Desde la primera detección temprana de ataque hasta que todos los misiles están en el aire pasan unos 10-20 minutos.

A fecha de 2009, USA tiene 5200 cabezas nucleares operativas y 4200 inactivas. Rusia 4800 operativas y 8100 inactivas. Entre los dos poseen el 95% del arsenal mundial. Sigue Francia con 300, China con 240, Reino Unido con 185, y otros países como Israel, Pakistán e India sin números declarados.

Un kilotón equivale a la energía liberada en una explosión de una tonelada de TNT. La bomba lanzada sobre Hiroshima era de 15 kt (murieron 140.000 personas a consecuencia directa de la explosión). El poder destructor de los países en Kilotones: EEUU 570.000 kt, Rusia, más de 800.000 kt, Francia, 42.000 kt, Reino Unido 18.500 kt y China, 220.000 kt. Todos juntos podrían repetir más de 100.000 Hiroshimas.

Las quasi – terceras guerras mundiales

Llevamos 70 años viviendo en un mundo donde una falsa alarma puede provocar una guerra…

El incidente de la cinta equivocada

9 de Noviembre de 1979, USA detectó un ataque masivo soviético. Los ordenadores informaban de unos 300 misiles en vuelo mientras que los satélites no recibían nada. Debido a esta discrepancia se abortó la ofensiva nuclear. Posteriormente se supo que había una cinta de entrenamiento en el ordenador central de análisis de amenazas.

El incidente del chip defectuoso

3 de Junio de 1980. USA detecta un ataque nuclear que parecía no obedecer a ninguna lógica consistente. Los ordenadores decían que había 200 misiles soviéticos en el aire, luego que ninguno, luego otra vez que 200. Los radares y satélites no mostraban ningún ataque en curso. Luego se determinó que un chip defectuoso había ocasionado la falsa alarma.

El incidente del equinoccio de otoño

26 de Septiembre de 1983, satélites rusos detectaron el lanzamiento de numerosos misiles americanos contra la Unión Soviética. Se detectaron genuinas trazas térmicas de alta temperatura ascendiendo sobre el horizonte. Sin embargo, el teniente coronel Stanislav Petrov, de inteligencia militar se negó a dar la alerta. Cuando le preguntaron por qué no lo hizo, contestó: “la gente no empieza una guerra nuclear con sólo cinco misiles”. Resultó en un error de interpretación de los satélites debido a ionización solar.

10 Hiroshima1a

Hiroshima, tras la bomba que cambió las guerras.