Tal día como hoy en 1962, la Congregación para la Doctrina de la Fe (sucesora de la Santa Inquisición) aprueba la instrucción “Crimen Sollicitationes” (delito de solicitación), para afrontar los casos de abusos sexuales en la Iglesia. 0640D93D3
Crimen sollicitationis es una Instrucción, aprobada por Juan XXIII en 1962, de la Sagrada Congregación del Santo Oficio (actualmente “Congregación para la Doctrina de la Fe”), firmada por el Cardenal Alfredo Ottaviani, Secretario de la Congregación, y va dirigida a “todos los Arzobispos, Obispos y otros Ordinarios locales, incluyendo aquellos de las iglesias católicas orientales”.

En el documento, la Congregación del Santo Oficio fijaba los procedimientos para afrontar casos de clérigos (sacerdotes u obispos) de la Iglesia Católica Apostólica y Romana acusados de hacer uso del Sacramento de la Penitencia para llevar a cabo acercamientos de índole sexual con los fieles, así como los correspondientes castigos por estos actos; las normas que establecía eran más concretas que aquellas incluidas en el Código de Derecho Canónico.3 Además, dio instrucciones de que se siguiesen los mismos procedimientos en caso de denuncias de comportamientos homosexuales, pedófilos o zoófilos por parte del clero.

La directiva imponía al penitente la obligación de denunciar el delito de solicitación (n. 16), en el plazo de un mes, bajo pena de excomunión latae sententiae (n. 18). También, una vez realizada la denuncia, el denunciante era advertido de guardar la confidencialidad, si fuera preciso, bajo pena de excomunión.

Lo que deberia haber sido una instrucción para resolver la pederastia en la Iglesia Católica se convierte en realidad en un instrumento de encubrimiento. Entre otras cosas, la instrucción ordenaba guardar silencio absoluto sobre los abusos, amenzanado con la excomunión en caso contrario.

La finalidad es que no salte el escándalo, que no se vea involucrada la iglesia en estos casos tan horrorosos, se pondrá encima de la mesa mucho dinero para callar a los violados y si no hay reacción se les amenaza con la excomunión.

Obligación de guardar silencio

El crimen sollicitationis refleja una estrategia muy discutida de la iglesia mantenida durante casi todo el siglo XX respecto a los abusos sexuales. Para algunas personas es un indicativo de la política de ámbito mundial, de absoluto silencio y control de todos los casos de abusos sexuales realizados por clérigos. Es decir, una política explícita y escrita para cubrir los casos de abusos sexuales a menores cometidos por clérigos. Para castigar a aquellos que intenten llamar la atención sobre esos delitos, cometidos por hombres de la Iglesia.

Se ha señalado que en ningún caso el documento que resume el proceder frente al crimen sollicitationis menciona proporcionar ayudar a las víctimas, aunque por otro lado insiste en amedrentar y castigar a las víctimas, por discutir o revelar lo ocurrido (iuramentum de secreto servando ‘juramento de preservar el secreto’).

Para saber más…

Del “crimen sollicitationis” al “Delictis gravioribus”: documentos internos del vaticano para ocultar sus crímenes
Ska-P – Crimen Solliciatonis
Instrucción oficial del ‘Crimen sollicitationis'(en ingles)