Tal día como hoy en el año 624, se produce la batalla de Badr, la cual es fue una victoria clave en los primeros tiempos del Islam y un punto de inflexión en la lucha de Mahoma contra sus oponentes de la tribu Quraysh de La Meca.

Batalla-de-Badr

Relacionar el Islam con la guerra ha traído a malinterpretar el concepto de Yihad (guerra santa). Que si bien, modernamente, se ha manipulado tanto por el integrismo religioso islámico como la derecha política occidental, el origen histórico del término es ciertamente bello. La “yihad mayor” es una lucha santa por ser mejor persona, por cumplir la voluntad de Dios, no pecar y seguir los mandatos del Islam. El estudioso musulmán Mahmoud Ayoub afirma que “el objetivo de la verdadera jihad es lograr la armonía entre el islam (sumisión), iman (fe) e ihsan (vida estricta y correcta).

Esta terminología también se aplica a la lucha por la liberación de la mujer. Con todo, hasta el judaísmo tiene una llamada a la guerra. “Perseguiréis a vuestros enemigos, que caerán ante vosotros al filo de la espada”. [Levítico, 26, 7]

Para saber más…
El concepto de Yihad y sus distintas interpretaciones (UNED)