Tal día como hoy, en 1954, Alan Turing, el genio matemático padre de la computación, condenado por ser gay, murió por un envenenamiento con cianuro y que la empleada de la limpieza lo halló en la cama con una manzana a medio comer en su mesa. Desde hacía dos años estaba siendo tratado con hormonas para curar su homosexualidad.

Alan-Turing

En 1952, Arnold Murray, el amante de Turing, ayudó a un cómplice a entrar en la casa de Turing para robarle. Turing acudió a la policía a denunciar el delito. Durante la investigación policial, Turing tuvo que reconocer su homosexualidad, con lo que se le imputaron los cargos de “indecencia grave y perversión sexual”. Se le dio la opción de ir a prisión o de someterse a castración química mediante un tratamiento hormonal (stilboestrol) de reducción de la líbido. Finalmente escogió las inyecciones de estrógenos, que duraron un año y le produjeron importantes alteraciones físicas, como la aparición de pechos o un apreciable aumento de peso, que lo condujeron a padecer de disfunción eréctil.

La homosexualidad era delito en Inglaterra desde 1885, pero a principios de los 50 se desató desde el Ministerio del Interior una oleada represiva sin precedentes, condenándose cada año a más de 5.000 personas por “indecencia”. En 24 de diciembre de 2013, casi 60 años después de su suicidio, el científico recibió el indulto real de la Reina Isabel II.

Para saber más…

Los errores de ‘The Imitation Game’ sobre Turing