Tal madrugada como hoy, en 1934, Alemania es testigo de “la noche de los cuchillos largos” u “operación colibrí”. Tuvo lugar entre el 30 de Junio y el 2 de Julio y fue una ola de asesinatos cometidos por el Partido Nacionalsocialista Obrero para apoderarse de todas las estructuras del Estado alemán. Cuchillos largos

Muchos de los que fueron asesinados esos días pertenecían a las Sturmabteilung (SA), una organización paramilitar nazi. Adolf Hitler se opuso a las SA y a su líder, Ernst Röhm, porque el dirigente alemán percibía la independencia de las SA y la inclinación de sus miembros hacia la violencia callejera como una amenaza contra su poder. Murieron al menos 85 personas durante la purga, aunque el número total de fallecidos pudo ascender a cientos, y más de mil oponentes al régimen fueron arrestados. La mayor parte de los asesinatos los llevaron a cabo las SS (Schutzstaffel), un cuerpo de élite nazi, y la Gestapo (acrónimo de Geheime Staatspolizei: ‘policía secreta del Estado’).

Para saber más…
La noche de los cuchillos largos