Tal día como hoy en 2013. Fallecía la religiosa española Sor María Florencia Gómez Valbuena, acusada del robo de centenares de bebés fueron despojados de sus madres y vendidos por una red de médicos, sacerdotes y monjas.

DOCU_GRUPO

El escándalo que la había situado en el centro de la trama fue muy medíatico, en el proceso judicial, ella (como principal imputada) se negó a declarar ante el juez. Para robar los bebés la táctica más normal era comunicar a los padres que los niños habían nacido muertos.

Las frases de los testimonios son muy elocuentes:

«Quienes trabajábamos allí sabíamos que consultaba el estado civil de las mujeres, porque cuando había una soltera, sor María se iba a por ella».

«Sor María no se andaba con bobadas y nos empezaba a aleccionar a todas desde el principio. Debíamos avisarla si ingresaba una madre soltera… “Qué van a hacer esas mujeres con esos niños. Lo mejor es que den a sus hijos en adopción”, repetía».

«Como una araña, iba tejiendo su tela», explica Mila. «Les lavaban el cerebro de tal manera, que muchas accedían y firmaban el consentimiento para dar a sus hijos».

Nunca más les dejaban verlos. Las asociaciones de víctimas cifran en unos 6000 los posibles bebés robados. Sor María nunca llegó a testificar.

Para saber más…

La denunciante de Sor María: “Dijo que me quitaba a mi hija, por adúltera”
Sor María se niega a declarar y los afectados lo califican de ‘atrocidad’
Los secretos de la gran ladrona de niños