Tal día como hoy, en 2014, el general Hayden defiende en varios medios de comunicación la necesidad de la tortura, especialmente una llamada “hidratación rectal”.

“Era un procedimiento médico. Se hizo en atención a la salud de los detenidos, porque la gente que era responsable de ellos vio que se estaban quedando deshidratados. Entre las opciones que tenían, estaba (hidratarlos) vía intravenosa, lo que sería peligroso con los detenidos que no cooperaban (interrumpe el periodista) John, no soy doctor, ni tú tampoco, lo que sé es que es una de las formas para rehidratar el cuerpo”, defendía…