Tal día como hoy en 1977, se publica un informe del senado de EEUU sobre el programa MKULTRA. En tal informe, se probaba oficialmente, que se habían llevado experimentos secretos sin consentimiento en humanos para lavar sus cerebros y e intentar controlar la mente de las personas. Llegaron incluso, a dejar totalmente en blanco un cerebro, como si fuese un recién nacido. Toda una galería de los horrores.

mk_ultra

El programa MK Ultra se inició por orden de Allen Dulles, el director de la CIA, en 1953. El primer jefe del programa fue Sidney Gottlieb. El objetivo principal era producir una droga que obligara al sujeto a decir la verdad. Pero había aproximadamente 150 proyectos de investigación en el programa, y aún no se conoce el propósito de todos ellos.

El informe conocido en 1977, da indicios del estado y de la magnitud del esfuerzo; este documento da cuenta de estudios con drogas consigan:

  1. Sustancias que promovían el pensamiento ilógico y la impulsividad hasta el punto en que el sujeto perdía credibilidad en público.
  2. Sustancias que aumentaban la eficacia de la mentalización y de la percepción.
  3. Materiales que prevenían o contrarrestaban los efectos del alcohol.
  4. Materiales que promovían los efectos intoxicantes del alcohol.
  5. Materiales que producen síntomas y signos de enfermedades reconocibles en forme reversible de manera que pueden ser usados para hacer creer a las personas que están enfermas, etc.
  6. Materiales que ayudan a una inducción rápida de hipnosis o potencian su utilidad.
  7. Sustancias que mejoraban las capacidades de los individuos para soportar la privación sensorial, la tortura y la coerción durante la interrogación y el así llamado “lavado de cerebro”.
  8. Materiales y métodos físicos que producen amnesia para los eventos precedentes o durante su uso.
  9. Métodos físicos para producir shock y confusión durante periodos extendidos de uso y uso subrepticio.
  10. Sustancias que producen incapacidad física como parálisis de las piernas, anemia aguda, etc.
  11. Sustancias que producen euforia “pura” sin depresión posterior.
  12. Sustancias que alteran la estructura de la personalidad de tal manera que el receptor se ve facilitado a ser dependiente de otra persona.
  13. Un material que produce confusión mental como la del tipo que en la que el individuo se ve impedido a cuestionar las órdenes que se le dan.
  14. Sustancias que reducen la ambición y la eficiencia laboral cuando son administradas en cantidades indetectables.
  15. Sustancias que promueven déficit auditivos o visuales, preferiblemente sin efectos permanentes.
  16. Una píldora Nocaut que puede ser dada subrepticiamente en bebidas, comida, cigarros, como aerosol, etc., que debía ser segura de usar produciendo amnesia, y portátil para ser usada por agentes de campo.
  17. Un material que pudiera ser administrado subrepticiamente por las vías descritas anteriormente, y que en pequeñas dosis hiciera que un hombre quedara completamente inhabilitado.

Algunos de los elementos usados en el programa eran la radiación y la droga LSD. También se usaron los barbitúricos y las anfetaminas simultáneamente, un proceso que se abandonó porque la muerte del interrogado era demasiado frecuente.  Los sujetos de las pruebas eran empleados de la CIA, miembros de los servicios militares, médicos, otros agentes del gobierno, indigentes, prostitutas, pacientes con enfermedades mentales y ciudadanos, muchas veces sin que los involucrados supieran lo que se hacía con ellos ni se solicitara su consentimiento. Una violación del Código de Nuremberg que los EE.UU. accedieron a cumplir después de la Segunda Guerra Mundial.

Además del LSD, se experimentó con varias drogas paralizantes y también con terapia electroconvulsiva a 30-40 veces la dosis de electricidad recomendada. Sus experimentos conductistas consistieron en poner a los sujetos en estado de coma inducido por medicamentos durante semanas (hasta tres meses en un caso) mientras se reproducían sonidos repetidos o simples declaraciones repetitivas.
Los experimentos se llevaron a cabo normalmente sobre pacientes que habían entrado en el instituto para problemas menores, como los trastornos de ansiedad y la depresión posparto, muchos de los cuales sufrieron daño permanente a causa de sus acciones. Los tratamientos produjeron en sus víctimas incontinencia, amnesia, olvidaron cómo hablar, olvidaron a sus padres, o pensaron que sus interrogadores eran sus padres.

En 1973, el director de la CIA Richard Helms ordenó que todos los archivos de MK ULTRA fueran destruidos. En virtud de esta orden, la mayoría de los documentos de la CIA en relación con el proyecto fueron eliminados, lo que hace imposible una investigación completa de MK ULTRA.