Tal día como hoy en 1989, más de un millón de personas de los países bálticos se tomaron de las manos formando una cadena humana para pedir la independencia de la Unión Soviética. La cadena cruzaba las 3 repúblicas (Lituania, Letonia y Estonia) pasando por sus capitales. Todas juntas formaron una cadena humana de más de 600 km de longitud.

Cadena baltica

La cadena humana simbolizó la solidaridad entre los tres países bálticos en la lucha por una mayor autonomía y una eventual independencia de dichos territorios. Ayudó a establecer la idea de las “tres repúblicas hermanas” y promovió la cooperación entre ellas desde ese día. Por ejemplo, posteriormente algunos políticos sugirieron la idea de presentar conjuntamente una candidatura para organizar unos Juegos Olímpicos de verano entre las tres repúblicas. Por otro lado, la protesta esbozó las líneas maestras de las futuras manifestaciones: masivas y pacíficas. Finalmente, ayudó a atraer a las protestas a aquéllos que aún eran escépticos o temían las persecuciones soviéticas.

El 9 de noviembre de 1989 cae el Muro de Berlín. En diciembre del mismo año, firma una declaración condenando el pacto Mólotov-Ribbentrop. Unos meses después, Lituania se convierte en el primer estado soviético en declarar su independencia, el 11 de marzo de 1990. Sólo dos años después de la protesta, la independencia de los tres Estados Bálticos ya había sido reconocida por muchos países occidentales.

La Cadena Báltica está reconocida por el Libro Guinness de los Récords como la cadena humana más larga que se ha organizado nunca. El libro de los récords lituano la recoge también como el atasco de tráfico más largo: durante un par de horas, 100 kilómetros de la autopista Vilna-Kaunas permanecieron atascados. Posteriormente se organizaron cadenas humanas similares en muchos países de Europa del Este y regiones de la URSS y, más recientemente, en Taiwan en 2004 y en Cataluña en el año 2013.

cadena baltica 2

Fuente: Wikipedia.