Tal día como hoy en 2003, las televisiones del mundo se llenan de una imagen de esperanza: cientos de iraquies derriban la estatua de Saddam en la plaza Firdus de Bagdad. Derribo Sadam
“Habitantes de Bagdad derriban los símbolos del régimen y dan la bienvenida a los ‘marines”, dijo el diario el País (10/04/2003). Pero era mentira, luego supimos que era una operación de guerra psicológica diseñada por el ejército americano para promover la falsa idea de que se trataba de una “guerra de liberación”. El mensaje se ha transmitido: junto a la estatua, es el propio régimen de Saddam Hussein el que ha caído. La guerra ha durado 21 días, ha terminado, los Estados Unidos han ganado, han liberado a los iraquíes.

 

Cómo la coalición anglonorteamericana orquestó la puesta en escena

A fines de marzo, la Oficina para las Comunicaciones Globales (Office of Global Communicationes, OGC) solicitó un estudio sobre la manera de realzar la imagen de la Coalición en los «medias» internacionales. La OGC reunió todos los días en la Casa Blanca a los responsables estadounidenses de la propaganda y, por vídeo-conferencia, a los del 10 de Downing Street. El informe remitido a la OGC ha sido elaborado por el Grupo Táctico de Operaciones Psicológicas (Psychological Operations Tactical Group, PsyOpsTG), del Comando de las fuerzas especiales de infantería con sede en Kuwait (ARCENT-Kuwait). Fue interceptado por el FSB ruso y transmitido a los oficiales que realizan «a título privado» el sitio iraqwar.ru.

En este informe, el PsyOpsTG recomendaba reunir ante la prensa a los prisioneros de guerra iraquíes de tal forma que la vista de un grupo numeroso hciera creer que las rendiciones eran masivas. Sobre todo, el PsyOpsTG propuso poner en escena la «liberación de Bagdad»y las «manifestaciones de alborozo popular», con el fin de corregir la imagen colonial de la Coalición. A esto corresponde el episodio de la plaza Fedaous.

Para saber más…

Como se orquestó la caída de la estatua